7 Pasos Para Enseñar A Tu Niño A Manejar La Frustración.

Todos en este planeta nacemos con necesidades que deben ser cubiertas, cuando fuimos bebés el alimento, abrigo, cambio de pañal, etc. nos llevaba al llanto. Inicialmente éstas eran solventadas por los padres o personas que estuvieron a nuestro cuidado, posteriormente por nosotros mismos.

Para aquellos niños que crecieron en un ambiente facilitador, que provee todo lo necesario, para lograr la satisfacción. Llegando al capricho, les resulta complicado entender que tienen que buscar y solucionar sus propias necesidades, factor que puede prolongarse hasta la edad adulta.

Para aquellos que tienen poca tolerancia a la frustración, les resulta difícil controlar sus emociones, quieren satisfacer sus necesidades, deseos, son susceptibles al llanto permanentemente, ante cualquier dificultad. Suelen ser impulsivos, no saben lo que significa esperar, son impacientes. Por lo general quieren ser los primeros en ser escuchados, exigen a su familia mucha atención.

El fenómeno de manejar o superar la frustración,  por parte de los niños, nos parece algo inalcanzable, nos han acostumbrado al llanto, el berrinche, las rabietas, ante la pérdida en un juego, al no lograr atar los cordones de sus zapatos,  en fin muchas circunstancias más. Resulta muy difícil pensar que podrían hacerlo.

Debemos entender que es la única manera de apoyar a nuestros hijos.  El que lo logren permitirá que ellos enfrenten de forma positiva los retos diarios, superando las dificultades que se presenten.

Muchos podrían experimentar emociones intensas de ira, tristeza, ansiedad, etc. sin poder evitarlo. Incluso la frecuencia de éstas podría ir en aumento si no intervenimos. Requieren de nuestra ayuda, en buen sentido, no quiero decir para que lo solucionen, sino desarrollando la tolerancia al fracaso en sus intentos y perseverancia para insistir hasta lograrlo.

Para esto los padres necesitaremos de mucha constancia y la actitud positiva. Ojo “será el primer ejemplo que reciba”, No te rindas. Si nosotros en calidad de padres encargados de su «bienestar». Decidimos facilitar o evitar esa situación, puede suceder que esta transforme al pequeño, en alguien que piensa que todo lo puede recibir sin luchar o merecerlo.

En la adultez cuando sientan que no pueden obtener lo que desean se sentirán muy mal, posiblemente tolerará mucho la frustración, es decir se acostumbrará al fracaso.

Si quieres sacar a tu hijo de esa actitud derrotista y enseñarle a ser un triunfador, sigue estos pasos:

  1. No sobreprotejas a tu pequeño.
  2. Elabora reglas que debe acatar, no seas permisivo, no cedas, de lo contrario le quitarás la capacidad de reaccionar por sí mismo a situaciones problemáticas.
  3. Tu ejemplo será la mejor enseñanza.
  4. El esfuerzo y la constancia nos proporciona muchas satisfacciones.
  5. No hagas su trabajo, o tareas, permite que se equivoque, de los errores se aprende. Tú tendrás la oportunidad de guiarlo para que lo soluciones solo.
  6. No cedas ante los berrinches, explícale que hablarán cuando esté más tranquilo.
  7. Crea retos, acorde a su edad sin que lo sepa.

Deja una respuesta