“Aprendizaje Del Uso Del Baño”

Para los niños es uno de los momentos más importantes en  su desarrollo, pues no implica el simple acto de utilizar el inodoro. Es un  proceso de gran significado para el pequeño. Implica alcanzar madurez o pasar de una etapa dependiente a una conducta voluntaria que le permitirá identificar sensaciones corporales, sobre la necesidad que tiene para usar el baño.

Ellos no llegan al mundo con un manual, que nos diga el día y fecha en que deben hacerlo por primera vez, no existe tampoco datos seguros y confiables, que determinen una edad para que aprendan a utilizarlo

Estudios científicos realizados determinan que dicho proceso puede presentarse alrededor de los 2 y 3 años, incluso antes. Para aquellos niños con discapacidades, capacidades o necesidades especiales, puede demorar. El sistema madurativo tiene un ritmo diferente en cada uno de ellos, por lo tanto, no es aconsejable forzar al pequeño a que lo haga antes de tiempo.

Para los padres puede resultar difícil identificar señales, que le permitan iniciar un proceso de entrenamiento, por lo que será de gran relevancia estar alerta a éstas. De tal forma que permitan reconocer si el pequeño está listo, para comenzar este proceso de abandonar el pañal.

No esperen que éstas sean siempre, muy evidentes, por el contrario, deben ser muy observadores, pues conocen más que cualquiera las actitudes de sus hijos. Las pistas podrían ser muy tenues como: un cambio de actitud, suspender la actividad que esté realizando, la mirada permanecerá fija en un punto, o quizás busque ayuda cuando le moleste la sensación de suciedad. Si no tomas cartas en el asunto podrían acostumbrarse a esta condición o aprenden a ignorarla.

Manos a la obra, es el momento para iniciar, no permitas que se prolongue demasiado, comienza con pequeñas actividades, sobre todo informativas, las láminas o fotografías que muestren dicha situación, son perfectas. El siguiente paso será, habituarlo al uso del baño, puedes  sentarle y permanecer ahí, junto a él para leer un cuento, inicialmente con el pantalón puesto, poco a poco lo retirarás, cuando se haya acostumbrado.

Puedes variar la actividad, tal vez una canción con referencia a lo que quieres lograr.

Da ejemplo, para que observe y aprenda, ponle ropa cómoda. Felicita sus logros. Dale más agua a beber.

Cuando haya aprendido este proceso, habrá ocasiones en que tenga accidentes, no le regañes, tampoco le digas que no importa, pues le darás claves erróneas, aprovecha para decirle que nos puede suceder a todos, pero que el lugar para eso es el baño y que debemos limpiar.

A partir de ese momento, no se podrá regresar al pañal.

Deja un comentario