El Juego Simbólico en el Niño

Es una actividad que se presenta en el niño a  una determinada edad, en el que juega a entender el entorno, comprender lo que sucede, relacionarse con el mundo y con los demás. Incluso ensaya la vida adulta. 

Inicia alrededor de los dos años y se prolonga hasta los 6  años aproximadamente dependiendo del nivel madurativo de cada uno, claro que en sus primeras etapas son sencillos y van adoptando complejidad con la edad, la imaginación, etc.

A través del juego expresan deseos, juegan con experiencias positivas y negativas, hasta equilibrarlas, aprendiendo  a controlar ansiedad, ira, frustración, etc. Pueden experimentar; sensaciones, emociones de otro lo que les permite, colocarse en su lugar respetando sus sentimientos.

Les permite encontrar soluciones a los conflictos. Incrementa la creatividad, son capaces de modificar el tiempo, el espacio y se trasladan a cualquier lugar incluso en otro mundo.

Propicia y Fortalece la comunicación, el vocabulario, facilitando habilidades sociales, aprenden sobre las reglas de la interacción, a cerca de la toma de turnos o saber escuchar para después expresar una opinión, respuesta, etc. Aprender a tomar decisiones y afrontar las consecuencias de sus acciones.

La primera etapa va desde los 18 meses en que representa las rutinas en casa, como la hora del baño, la comida, la visita al doctor, etc.

A los dos años  ya toma roles como el de la mamá, el doctor, etc.

A los 3 años, inician con  seres de su imaginación, incluso hay modulación de voz y alternan con  otros personajes irreales.

A los 4 años el juego se enriquece con dramatizaciones, que surgen espontáneamente a manera de improvisaciones, experimenta  con personalidades, puede crear escenarios, da función a objetos, como un pedazo de madera, puede ser una espada o un caballo, les gusta incorporar a otros niños, aceptan sugerencias.

Hasta los 6 años su juego evolucionará, en los aspectos mencionados anteriormente,  compartirán sugerencias, la fantasía aumenta pero hay lógica en el juego, se desarrolla liderazgos, son más pensantes, desarrollan su inteligencia emocional.

Es muy importante vigilar a los niños en sus juegos, muchos de ellos exteriorizan, sus temores, conflictos, inconformidades, preocupaciones, frustraciones, etc.

Deja una respuesta