El Lenguaje Del Niño Y La Sociedad

Todos en algún momento habremos escuchado admirados lo bien que habla un niño de corta edad, resultado de un progreso adecuado del lenguaje. Para los padres resulta gratificante que alaben las cualidades de su pequeño, pues los hace sentirse orgullosos.

Él percibe el entusiasmo de sus padres, esto desencadena en él mayor seguridad porque se siente valorado, por otro lado, ésta claridad le permite comunicarse con facilidad. En el preescolar puede relacionarse bien con los compañeros y es apreciado por la profesora, le gusta participar en las conversaciones y demás actividades. Se eleva su autoestima.

Como vemos la capacidad para expresarse correctamente le facilita su adaptación social. Desarrolla una personalidad sana, equilibrada y segura, ingredientes indispensables para una vida feliz.

Por el contrario, ocasionalmente sucede que: observamos a otro con un habla totalmente ininteligible, apenas utiliza expresiones cortas, su estructuración gramatical es rudimentaria, la comprensión no tiene buenos niveles, a consecuencia de un inadecuado desarrollo de su lengua materna.

Cuando es pequeño, es decir entre los dos a tres años de edad puede resultar gracioso el escucharlo. Sin embargo, en determinado momento nos resulta agobiante el no poder entenderlo, inicia nuestra preocupación. En la escuela empieza a ser objeto de burla lo que provoca que quiera intervenir menos en la conversación. Su comportamiento es retraído y tímido o da muestras de agresividad, como respuesta lógica a la frustración que siente al no expresarse correctamente.

Deducimos entonces que las posibilidades de tener éxito en el desenvolvimiento escolar como en su vida personal son muy bajas. Pues el lenguaje es el medio que facilita dicho aprendizaje.

La estimulación que reciben los pequeños generalmente de los padres o de las personas que están a su alrededor en las primeras etapas, se considera de gran relevancia, les ayuda a comprender éste mecanismo de intercambio de información llamado interacción.

Deja una respuesta