¿Que Tiempo Debe Permanecer Mi Hijo Frente a la Televisión?

La televisión utilizada de forma inadecuada, reduce la comunicación entre las personas y con mayor razón con los niños, afectando el desarrollo adecuado de su lenguaje, las relaciones sociales, la adaptación.

Seguramente son muchos los momentos, los que los ponemos frente a una pantalla;  para que coma, para que  me deje cocinar, para que no llore. Hay quien me  ha dicho que para que se duerma, después de muchos programas «al final caen rendidos».

Algunas personas llevan televisores portátiles cuando se van de viaje, así seguro el niñ@ no molesta. Recurrimos a esta estrategia al igual que recurriríamos a los brazos de la abuela.

Es el camino directo a la consulta con una terapeuta del lenguaje,  la falta de comunicación por estas razones ha llegado a crear niños con características del espectro autista, no hablan,  presentan retraso en el lenguaje, no solo de tipo expresivo sino del receptivo o comprensivo, pues para desarrollar la comprensión el niño requiere intercambio de información, preguntar, analizar, razonar, asociar, etc. Actividad que debe realizarse permanentemente y con la mayor frecuencia posible. Factor que la televisión no le proporciona por sí misma.  

El niño no comparte lo que está viendo, se limita a observar un bombardeo de imágenes visuales que,  que le impacta por lo atractivo de los colores, las figuras, el movimiento, ignorando el posible mensaje de estos programas. Dicha conducta retrasa el procesamiento auditivo que es la capacidad que tiene el cerebro para analizar y utilizar la información que recibe a través del oído.

La atención es otra área con afectación, pues al estar frente a la pantalla se produce, una distracción que es una reacción totalmente opuesta, la exposición  prolongada debilita la concentración.

Los primeros años de vida de un niño son importantísimos, la base de su futuro, el cerebro está listo para aprender mil cosas y almacenarlas, lo ideal es que por lo menos los primeros 3 años de su vida no experimenten la exposición a pantallas como ipods, celulares, televisión, etc.

Después de esta edad se lo puede hacer en forma controlada, es decir buscar programas  adecuados, debemos estar junto a él para comentar, disfrutar, estimulando el lenguaje, siempre. Recuerden además que este medio tiene mucha influencia en los pequeños, puede entretenerlos, pero también puede haber  información negativa.

Una preguntada realizada con mucha frecuencia es: ¿Qué tiempo debe permanecer el pequeño frente a una pantalla?, yo diría que durante el tiempo que dure su programa favorito. No más de una hora, ustedes escojan la duración, entre estos márgenes. Lo ideal es que lo acompañes, puede ser tiempo para que te relajes.

Deja una respuesta